RUTAS SAGRADAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                               

 

 

Hace más de treinta años me hice una serie de preguntas fundamentales acerca del conocimiento que tuvieron los pueblos ancestrales del continente:

¿Qué es ser indígena?

¿Podemos hablar de una visión del mundo ancestral o son muchas y diferentes visiones?

¿Tiene o tienen valor esa o esas visiones ancestrales para el mundo actual?

Me costó bastante tiempo el caminar este territorio continental con los pueblos originarios, desde la Patagonia hasta el suroeste de los actuales Estados Unidos, para encontrar estas respuestas. Fue de la mano de los sabedores de estos pueblos, habitantes en este plano o en otros del “mundo invisible”, desaprendiendo muchas cosas de mi formación universitaria y aprehendiendo otras del conocimiento ancestral en su geografía sagrada, como pude comenzar a entender esa visión del mundo; darme cuenta que, como urdimbre del tejido de conocimiento y de vida era compartida por la mayoría de estos pueblos, diacrónica (en todo el territorio continental por más  de 12.000 años) y sincrónicamente (en todo el continente en un mismo periodo de tiempo) y tenía un valor esencial para nuestro mundo actual, por ser atemporal y reflejo de la Ley de Origen de esta humanidad. Es el hecho de estar en el mundo coherentemente con su Ley de Origen, desarrollando, desde allí, su pensamiento y cultura, lo que define a un pueblo originario y le da su identidad, ser indígena.

Aprendimos en esta forma que al existir una conexión directa y coherente entre cosmovisión, pensamiento y cultura, es decir entre la urdimbre de la visión continentalmente compartida –Ley de Origen-, el pensamiento que esta visión genera cuando un pueblo y sus sabedores se relaciona con un territorio específico –podemos hablar de áreas culturales: Andes, Amazonía, Intermedia, Mesoamérica y Norteamérica-, y la cultura específica de cada pueblo, región y parcialidad –la trama variable de este tejido-, podíamos entender la cultura desde la visión y el pensamiento; pero igualmente, desde los vestigios de esta cultura –urbanismo, arquitectura, arte, geometría sagrada, calendarios, sistemas de escritura, ordenamiento del territorio- podíamos acceder al pensamiento y la visión que le dio origen. Eso es lo que hemos hecho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy podemos decir que contamos con los elementos suficientes para hacer una “lectura” del gran códice de visión, pensamiento y cultura ancestrales que son los elementos culturales vivientes: centros urbanos ceremoniales, templos, viviendas, lugares sagrados naturales, sistemas de ordenamiento y de gobierno, organizaciones comunitarias, objetos sagrados o de vida diaria y sus ornamentaciones, o el llamado arte rupestre, más antiguo. De esta lectura aprendimos, más tardíamente, que todos estos elementos se corresponden con un gran patrón de ordenamiento territorial macro, medio y micro, denominado por nosotros Rutas Sagradas, puntos de conexión de los centros energéticos continentales considerando al cuerpo terrestre como un gran organismo, la Madre Tierra viviente y amorosa, quien nos ha enseñado la parte crucial de nuestra Ley de Origen: la Crianza Mutua.

Es el poder seguir estas rutas sagradas, entender sus puntos conectores y la manera de actuar en ellas mediante los calendarios sagrados y el ritual característico, lo que puede significar el entender realmente nuestra manera de estar en el mundo para ser verdaderos seres humanos, recreando a su vez la salud de las deidades, la naturaleza y los seres humanos, como comunidades existentes en este Mundo Medio del Quinto Sol, con un origen y un destino común. Existen dos, llamémoslas así, rutas principales, relacionadas con la creación de este Quinto Sol tanto en los Andes como en Mesoamérica: Ruta sagrada de Wiracocha-Tunupa entre Perú, Bolivia (Andes Centrales) y Chile (camino al Pacífico) y la Ruta sagrada de Quetzalcóatl-Kukulkán-Gucumatz, entre México (Meseta Central y Yucatán) y Guatemala (territorio Quiché, Tz’utujil, Kaqchikel).

Estas presentaciones, son, pues, una invitación a conocer y entender estas Rutas Sagradas del Quinto Sol para adentrarnos en el portentoso conocimiento e interacción con las otras rutas sagradas continentales, que el total son catorce (trece articulaciones principales del cuerpo continental y una central que las articula energéticamente).

Por tanto, en las presentaciones siguientes, comenzamos por dar información básica acerca de esta visión-urdimbre que es la base para entender todo el proceso (Cosmovisión Americana), luego su relación terapéutica con los cinco seres elementos, Fuego, Aire, Tierra y Agua, más movimiento luminoso del corazón, y finalmente los puntos básicos conectores de cada ruta. Para ello les ofrecemos los libros y presentaciones correspondientes.

RUTA SAGRADA SAN AGUSTÍN

RUTA SAGRADA MESOAMERICANA

RUTA SAGRADA ANDINA

Seguir la Ruta Sagrada es recrear esta ley primordial, reestablecer el contacto con los orígenes, pues, es, realmente, el “gran viaje al origen”, y ponernos en relación con algunos de los lugares sagrados más importantes del continente. Se belleza es extraordinaria y su energía transformadora innegable.

La Ruta Sagrada de Quetzalcóatl-Kukulkán-Gucumatz, se extiende por la Meseta Central de México, desde Tula hasta Oaxaca, pasando por tierras toltecas, totonacas y zapotecas, tras el camino seguido por Quetzalcóatl, y se continúa por el territorio maya-tolteca, Península de Yucatán, donde ahora es Kukulkán, para extenderse por los actuales Guatemala y Honduras donde adquiere le denominación de Gucumatz. Está ligada al mito del origen del Quinto Sol y la creación de esta humanidad

La Ruta Sagrada de San Agustín nos adentra por el camino ancestral de los chamanes jaguar con el poder del trueno y la voz del agua. Ubicada en los paisajes magníficos del Macizo Colombiano, madre de aguas, recorre el cañón del naciente río Magdalena, permitiendo "leer" tanto el camino sagrado, como las estatuas, los mausoleos y los lugares astronómicos.

@2019 Roberto A.  Restrepo| Pensamiento Americano| Creado con Wix.com