• Roberto A. Restrepo

ENERGÍA DEL DÍA 22 3 2020 (11)

LA ENERGÍA DEL DÍA Y SU FORMA DE UTILIZARLA


Calendario gregoriano: 22 de marzo de 2020 EQUINOCCIO


Desde el pensamiento originario:


Uniendo el numeral de acuerdo al sistema numérico calendárico ancestral y el signo del día en sus connotaciones mesoamericanas y andino-amazónicas, tenemos:

El numeral 13 encarna la alta magia, manifestación de la teúrgia y la posibilidad real de transmutar; la comunidad relacionada por el punto central de la unidad logra su expresión a través del conocimiento superior. El calendario sagrado maya, conocido como T’zolkin en yucateco o Cholk’ij, tiene 13 números que se relacionan con 20 signos, es decir, el humano ya sabedor se integra a la alta magia y la teúrgia superior.


La energía del día adquiere un sentido que indica el día de la siembra, cuando la pareja procrea al hijo o el agricultor rotura la tierra y deposita en ella la semilla. Los mayas y otros pueblos originarios siembran en este día las cuatro semillas del maíz: roja al este, blanca al norte, negra al oeste y amarilla al sur, que también representa las cuatro razas humanas. Este día se siembra el alimento, los proyectos, los intentos intenciones, las metas a alcanzar, entendiendo que la fructificación de esta semilla y su posterior desarrollo depende de cómo se cuide la semilla desde el corazón, con la propia forma coherente de estar en el mundo.


Concretemos hoy, hagamos posible nuestro proyecto de vida, sembrando su semilla desde nuestro corazón y entregándosela a la naturaleza y lo sagrado.

Unido a un numeral tan poderoso, este día nos permite hacer siembras desde nuestro mundo espiritual al material utilizando la alta magia y la transmutación, para que sea una semilla clara, limpia, trascendente y fructifique con toda su salud y fuerza. Día ideal para iniciar proyectos y sembrar, dado el momento, la semilla de salud del mundo, sabiendo que su posterior fructificación armónica resulta de conservar, desde lo humano, la salud de la naturaleza y lo sagrado. Volvemos al principio fundamental de nuestra Ley de Origen: la Crianza Mutua. Empleemos la magia y la transmutación sin temor, con total confianza, pero plena responsabilidad.

0 vistas

@2019 Roberto A.  Restrepo| Pensamiento Americano| Creado con Wix.com